Afganistán inicia un ataque contra el comandante que derribó un helicóptero

El Gobierno afgano lanzó este sábado una operación militar contra las milicias al mando del comandante de la minoría chií hazara Ali Poor, responsable de la muerte de nueve miembros del Ejército afgano al derribar un helicóptero el pasado jueves en la provincia central de Maidan Wardak.

La operación comenzó esta mañana contra una serie de puestos de control y bases del comandante hazara, que se ha enfrentado en varias ocasiones en el pasado a las fuerzas de seguridad afganas, informó el Ministerio de Defensa afgano en un comunicado.

«Por el momento, doce hombres armados han muerto y otros seis han resultado heridos», indicó el ministerio, antes de añadir que «todo el que participe en combates contra las fuerzas de defensa y seguridad será tratado como un enemigo».

Las autoridades afganas acusan a los cientos de combatientes leales a Ali Poor de destruir infraestructuras públicas en el distrito de Behsoud, entre ellas colegios, y sembrar el terror entre los habitantes locales.

Por su parte, el comandante se defiende como un protector de la perseguida minoría hazara, que suele ser objeto de ataques, contra los talibanes.

Ali Poor fue detenido por las fuerzas de seguridad en noviembre de 2018, pero fue posteriormente liberado bajo la promesa de no atacar al Gobierno en el futuro tras protestas de sus seguidores y de líderes hazares.

También en esta ocasión los líderes de esta minoría han pedido al Gobierno que solucione la crisis a través del diálogo.

«Estados Unidos y la OTAN deberían impedir que el Gobierno afgano utilice a las Fuerzas de Seguridad y Defensa Nacional afganas (ANDSF) contra el pueblo», describió en Twitter el líder hazara y adjunto de asuntos políticos del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional (HCNR), Asadullah Saadati.

La operación contra Ali Poor tiene lugar después de que nueve miembros del Ejército afgano murieran el pasado jueves en el siniestro de un helicóptero militar Mi-17.

La violencia en Afganistán continúa a niveles muy altos a pesar de las conversaciones de paz intraafganas que tienen lugar desde el pasado septiembre en Doha entre los talibanes y el Gobierno afgano, que buscan poner fin de manera dialogada a dos décadas de guerra, y de los esfuerzos internacionales por facilitar el proceso. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *