Ortega critica a Estados Unidos y Europa en Día de la Mujer

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, criticó a Estados Unidos y a los países de Europa este lunes, en un discurso con motivo del Día Internacional de la Mujer en el que justificó algunas de las denominadas “leyes represivas” aprobadas recientemente y que, según expertos, coartan las libertades constitucionales.

“En Europa todos los días asesinan mujeres ahí, pero claro, no se rasgan las vestiduras, ahí se cometen más crímenes contra las mujeres de los que se cometen en Nicaragua, y estos crímenes tienen que ver con esa cultura predominante, prepotente, machista”, dijo Ortega, cuyo país cuenta con 6,5 millones de habitantes.

El presidente de Nicaragua afirmó que ya se ha utilizado la nueva legislación para aplicar condenas extensas, y recordó que están en vigor otras que limitan las libertades de información, expresión, decisión o financiamiento. “No es un asunto simplemente de dictar leyes, hay que dictar leyes, pero hay que hacerlas cumplir”, subrayó.

Ortega, acusado por organismos humanitarios nacionales e internacionales como responsable de supuestos “crímenes de lesa humanidad”, también hizo comparaciones referidas a los derechos humanos.

“En países europeos estamos viendo cómo persiguen, cómo detienen, golpean, a los que salen a reivindicar sus derechos, y esos no salen armados”, cuestionó.

En su discurso, emitido horas después de que unas cinco feministas y declaradas opositoras denunciaron que el Gobierno rodeó sus casas con policías para impedir que salieran a la calle a conmemorar el Día Internacional de la Mujer, Ortega aseguró que respeta los derechos humanos.

“Aquí hay libertad de expresión, ah, pero vienen los yanquis, diciendo que no hay libertad de expresión, vienen los europeos diciendo que aquí no hay libertad de expresión, aquí cada quien dice lo que quiere, en las redes, en sus páginas, cualquier barbaridad, allá los meten presos acusados de terrorismo”, insistió el presidente, a quien la Sociedad Interamericana de Prensa (CIP) ha señalado de “ataques y asfixia económica” contra la prensa local.

PRESUME DE ESTABILIDAD

Tras referirse a la prensa, Ortega dijo que “esos, sencillamente no son nicaragüenses”, sin especificar si se refería a dueños de medios de comunicación independientes o a opositores, acto seguido resaltó que “tenemos unas fuerzas armadas, el Ejército y la Policía, que contribuyen para asegurar la defensa de la soberanía y la seguridad de los ciudadanos”.

El gobernante inmediatamente agregó que “queremos llenar el país con delegaciones de policías, de Comisarías de la Mujer. Con la efectividad de la Policía las capturas son rápidas”.

Ortega presumió de convencer a organismos internacionales “que demandan cumplimiento en la estabilidad económica” con “datos que por mucho que aquí muchos digan que no son ciertos, son contundentes”, como el hecho de que nueve de sus 16 ministros son mujeres, o que los muertos por covid-19 en Nicaragua son personas cuya salud “ya estaba muy frágil”.

Asimismo recordó como un evento positivo la reforma agraria que despojó de sus propiedades a dueños de bienes inmuebles durante su primer mandato entre 1979 y 1990, afirmó haber otorgado títulos de propiedad a más de 400.000 mujeres, y acusó a Estados Unidos y a la Organización de los Estados Americanos (OEA) de defender supuestos fraudes electorales que retrasaron para 2007 su vuelta al poder, mismo que mantiene desde entonces.

Al igual que en su mandato del siglo pasado, Ortega gobierna Nicaragua en medio de una sangrienta crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos y una economía en números rojos acentuada gracias a la pandemia de covid-19.

El 7 de noviembre próximo el exguerrillero sandinista pondrá en juego 42 años de dominio casi absoluto de la política nicaragüense. “Ya sea estando arriba, o estando abajo, nosotros nunca claudicamos”, sentenció. EFE