Costa Rica restaura Acta de la Independencia de cara al bicentenario

Como parte del lanzamiento oficial de la conmemoración de los 200 años de Independencia de Costa Rica, las autoridades gubernamentales develaron los dos folios del documento, que durante el último año y medio fueron sometidos a un delicado y riguroso proceso de restauración y conservación.

«El documento del Acta había sido bastante traveseado durante toda su historia. Se prestaba, se exhibía, se iba de gira por el país, y es así como se llega a un importante nivel de deterioro que era necesario intervenir», explicó en conferencia de prensa el director general del Archivo Nacional, Alexander Barquero.

Según los expertos los folios tenían manchas, oxidación y pequeñas rasgaduras, por lo cual se tuvo que diseñar un protocolo para limpiar y restaurar el documento con sustancias químicas, entre ellas uso de agentes para inactivar metales y para neutralizar la acidez del papel.

En las próximas semanas serán efectuadas las últimas tareas, por ejemplo, la aplicación de nanopartículas de hidróxido de calcio facilitadas por la Universidad de Florencia. Este producto se aplica en aerosol y actúa como reserva alcalina y antioxidante. Finalmente, se colocará una gelatina para darle resistencia a los folios.

El Archivo Nacional explicó que el acta consta de dos folios fundamentales para la historia de Costa Rica, ya que en sus líneas manuscritas se proclama la independencia absoluta de España, y de esta forma se marca el primer paso hacia una vida soberana.

Si bien se firmaron documentos similares en los ayuntamientos de San José, Alajuela, Heredia y Nicoya, el de Cartago se convirtió en simbólico, ya que en ese momento era la capital de Costa Rica.

CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO

Con este acto, en el que participaron representantes de los Supremos Poderes, del cuerpo diplomático, gobiernos locales e invitados especiales, Costa Rica inició el camino de la conmemoración de sus 200 años de Independencia.

«Conmemorar el Bicentenario de nuestra Independencia es celebrar que a lo largo de 200 años los costarricenses nos hemos dedicado a construir, en libertad, un país que hoy es ejemplo para el mundo por el compromiso de su pueblo con la democracia, la paz, la solidaridad, los derechos humanos y el ambiente», afirmó el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

El año de conmemoración del bicentenario se plantea como un programa con cientos de proyectos y actividades, que se nutre a partir de cuatro grandes pilares: la Costa Rica histórica, la Costa Rica sana, pacífica y solidaria, la Costa Rica responsable con el ambiente y descarbonizada y la Costa Rica capaz, creativa y plural.

Las autoridades indicaron que se trata un programa austero debido a la crisis sanitaria y la afectación de las finanzas públicas, que incluye actividades en bibliotecas, conferencias, charlas, exposiciones, libros, producciones audiovisuales, investigaciones de comida tradicional y cientos de proyectos más.

Entre algunos eventos destacan una moneda conmemorativa, ediciones especiales de la Junta de Protección Social y de Correos de Costa Rica, un proyecto para rescatar las recetas de los antepasados, historias de 200 mujeres y la edición especial del Festival Nacional de las Artes.

Costa Rica informó este viernes la restauración del Acta de la Independencia, firmada en Cartago el 29 de octubre de 1821, uno de los tesoros patrimoniales con el que se da inicio a la celebración del bicentenario.

Como parte del lanzamiento oficial de la conmemoración de los 200 años de Independencia de Costa Rica, las autoridades gubernamentales develaron los dos folios del documento, que durante el último año y medio fueron sometidos a un delicado y riguroso proceso de restauración y conservación.

«El documento del Acta había sido bastante traveseado durante toda su historia. Se prestaba, se exhibía, se iba de gira por el país, y es así como se llega a un importante nivel de deterioro que era necesario intervenir», explicó en conferencia de prensa el director general del Archivo Nacional, Alexander Barquero.

Según los expertos los folios tenían manchas, oxidación y pequeñas rasgaduras, por lo cual se tuvo que diseñar un protocolo para limpiar y restaurar el documento con sustancias químicas, entre ellas uso de agentes para inactivar metales y para neutralizar la acidez del papel.

En las próximas semanas serán efectuadas las últimas tareas, por ejemplo, la aplicación de nanopartículas de hidróxido de calcio facilitadas por la Universidad de Florencia. Este producto se aplica en aerosol y actúa como reserva alcalina y antioxidante. Finalmente, se colocará una gelatina para darle resistencia a los folios.

El Archivo Nacional explicó que el acta consta de dos folios fundamentales para la historia de Costa Rica, ya que en sus líneas manuscritas se proclama la independencia absoluta de España, y de esta forma se marca el primer paso hacia una vida soberana.

Si bien se firmaron documentos similares en los ayuntamientos de San José, Alajuela, Heredia y Nicoya, el de Cartago se convirtió en simbólico, ya que en ese momento era la capital de Costa Rica.

CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO

Con este acto, en el que participaron representantes de los Supremos Poderes, del cuerpo diplomático, gobiernos locales e invitados especiales, Costa Rica inició el camino de la conmemoración de sus 200 años de Independencia.

«Conmemorar el Bicentenario de nuestra Independencia es celebrar que a lo largo de 200 años los costarricenses nos hemos dedicado a construir, en libertad, un país que hoy es ejemplo para el mundo por el compromiso de su pueblo con la democracia, la paz, la solidaridad, los derechos humanos y el ambiente», afirmó el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

El año de conmemoración del bicentenario se plantea como un programa con cientos de proyectos y actividades, que se nutre a partir de cuatro grandes pilares: la Costa Rica histórica, la Costa Rica sana, pacífica y solidaria, la Costa Rica responsable con el ambiente y descarbonizada y la Costa Rica capaz, creativa y plural.

Las autoridades indicaron que se trata un programa austero debido a la crisis sanitaria y la afectación de las finanzas públicas, que incluye actividades en bibliotecas, conferencias, charlas, exposiciones, libros, producciones audiovisuales, investigaciones de comida tradicional y cientos de proyectos más.

Entre algunos eventos destacan una moneda conmemorativa, ediciones especiales de la Junta de Protección Social y de Correos de Costa Rica, un proyecto para rescatar las recetas de los antepasados, historias de 200 mujeres y la edición especial del Festival Nacional de las Artes.